10.02 (116) Diferencia las fuerzas de apoyo y oposición a la República en sus comienzos, y describe sus razones y principales actuaciones

Básicamente la República contó con el apoyo de los partidos republicanos (mayoritariamente pertenecían a una izquierda moderada), la mayor parte de nacionalistas y de socialistas. Los grupos opositores eran más diversos pues existió una oposición conservadora (la derecha, la Iglesia y el Ejército) y una oposición de izquierda radical, sobre todo anarquistas y, en ocasiones, secundados por comunistas.

1. Partidos favorables a la República

a) Fuerzas políticas de Centro

Partido Republicano Radical. La defensa del orden, el temor al movimiento obrero revolucionario eran sus señas ideológicas principales. Sus apoyos sociales se encontraban entre la media y pequeña burguesía. El viejo Alejando Lerroux, que ya había abandonado el anticlericalismo furibundo, continuaba siendo su líder.

b) Grupos de izquierda moderada

Acción Republicana Partido progresista y pacifista, gobernó con el PSOE durante el bienio reformista. Su principal dirigente era Manuel Azaña, gran intelectual y extraordinario orador. Fue jefe de Gobierno entre 1931-33 y, posteriormente, presidente de la República desde 1936. Acción Republicana recibía el apoyo de las clases medias de las grandes ciudades. En 1934 este partido político y el Partido Radical-Socialista se fusionaron formando Izquierda Republicana.

c) Partidos proletarios

Partido Socialista Obrero Español(PSOE). Muy poderoso en estos años, obtuvo 116 diputados en las elecciones de 1931, 58 en 1933 y 99 diputados en 1936. Largo Caballero, Prieto y Besteiro eran sus máximos dirigentes. Se debatían entre la defensa de la revolución social y el reformismo parlamentario.

d) Partidos Nacionalistas y regionalistas

  • Partido Nacionalista Vasco: Conservador y católico
  • Lliga Catalana: Igualmente conservador.
  • Esquerra Republicana de Cataluña: Partido izquierdista y nacionalista. Liderado por Maciá y Companys, ambos fueron presidentes de la Generalitat.

2. Partidos contrarios a la República

Una de las claves para poder entender las dificultades con las que tuvo que enfrentarse la coalición republicano-socialista, en sus intentos reformadores, fue la oposición conservadora (la derecha, la Iglesia y un sector del ejército) así como la radicalización popular (anarquistas y comunistas), que contribuyeron a obstaculizar de manera sistemática la labor del gobierno.

a) Grupos fascistas

Falange. Fundada en 1933 por José Antonio Primo de Rivera, hijo del dictador, que logró ser elegido diputado. En 1934, Falange se unió a las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS) de Onésimo Redondo. Fue un partido totalitario. Utilizó el terrorismo contra miembros de sindicatos y partidos de izquierda.

b) Fuerzas políticas de derecha

  • Carlistas. Monárquicos tradicionalistas, se negaban a aceptar el régimen republicano que organizaron grupos de choque paramilitares formados por cientos de hombres armados y entrenados (requetés).
  • Renovación Española. Grupo creado en 1933 que reunía a los monárquicos alfonsinos. Algunas de sus características ideológicas posteriormente inspiraron al Estado franquista: voluntad de acabar con la República recurriendo a un golpe de fuerza; rechazo de la democracia; defensa del autoritarismo cuasi fascista; exaltación de la grandeza de España "como brazo de Dios" y tradicionalismo católico (se manifestaban con orgullo en favor de la Inquisición y de la expulsión de los judíos realizada por los Reyes Católicos). Los dirigentes de RE pertenecían a la aristocracia y a medios financieros, bancarios, industriales y latifundistas. Entre sus simpatizantes se encontraban José Calvo Sotelo y el intelectual Ramiro de Maeztu.
  • CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas). Se trataba de un partido posibilista cuya estrategia era conquistar el poder para convertir la República de izquierdas en una República conservadora. Por tanto, participó del juego político ganando las elecciones en 1933. Encontramos tres puntos básicos en su programa político. Primero, el conservadurismo y la defensa de la iglesia católica, la educación religiosa, el Ejército y la familia (se oponían al divorcio y consideraban que el lugar natural de la mujer era el hogar); en segundo lugar, la oposición a la reforma agraria y a los avances del socialismo que amenazaba el sistema capitalista y la propiedad privada; por último, rechazaban completamente las reivindicaciones de los nacionalistas catalanes y vascos. Estaba liderado por José María Gil Robles.

c) Extrema izquierda

  • Partido Comunista Español (PCE). Revolucionario, pro-soviético e insignificante numéricamente, ya que sólo consiguió 400.000 votos en las elecciones de 1933. Muy activo en los gobiernos republicanos durante la Guerra Civil.
  • Anarquistas. Indiferentes a la legalidad democrática republicana y dispuestos siempre a la insurrección revolucionaria y al enfrentamiento contra derechistas y fuerzas del orden público. En 1927 se había creado la Federación Anarquista Ibérica (FAI), como sociedad secreta que reclutó a sus afiliados entre los cuadros más duros de la CNT. Estos grupos impulsaron la iniciativa obrera y campesina al margen del poder, ante lo que consideraban lentitud en las reformas republicanas. Así se sucedieron agitaciones anarquistas desde el comienzo de la República.